BIOARQUITECTURA

Arquitectura para un desierto: refugio en Tucson (Arizona) de DUST

Las tradiciones constructivas y artesanales del suroeste norteamericano, las condiciones climáticas extremas del desierto de Arizona y la materialidad como evocación de la memoria y los recuerdos, son el punto de partida que utiliza DUST Architects para el planteamiento de un refugio en Tucson.

Arquitectura para un desierto: refugio en Tucson (Arizona) de DUSTRefugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Share This

  • linkedin
  • google+

Las tradiciones constructivas y artesanales del suroeste norteamericano, las condiciones climáticas extremas del desierto de Arizona y la materialidad como evocación de la memoria y los recuerdos, son el punto de partida que utiliza DUST Architects para el planteamiento de un refugio en Tucson.

El equipo DUST Architects está formado por la agrupación de profesionales de distintas ramas, como arquitectos, diseñadores, artesanos, artistas y constructores, y se fundamenta en la colaboración entre Cade Hayes y Jesús Robles, ambos originarios del suroeste de los Estados Unidos.

Su obra se caracteriza por el análisis de las tradiciones constructivas basadas en la cultura ancestral de la zona, remarcando la importancia del trabajo artesanal, la vinculación de la arquitectura con el lugar donde se inserta y la capacidad de los materiales por evocar nuestra memoria, despertando recuerdos y transmitiendo sensaciones.

El encargo para construir un refugio en Tucson (Arizona), en pleno desierto de Sonora, junto al Parque Nacional Saguaro, aúna todos los principios que inspiran la obra de DUST.

Exterior. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Plano de implantación. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

El paisaje desértico es accidentado y, a pesar de sus condiciones climáticas extremas, se muestra exuberante gracias a su flora y la proliferación de cactus, especialmente la variedad sahuaro o saguaro que se caracteriza por su porte vertical, casi como columnas vegetales.

Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Exterior. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

La vivienda-refugio planteada se extiende horizontalmente y, gracias a su construcción mediante tierra apisonada del propio lugar, se integra de manera natural en el paisaje. La tierra rememora la arquitectura nativa e introduce connotaciones ecológicas, reduciendo costes de transporte y aumentando el ahorro energético.

Exterior. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Sobre una base de hormigón se alzan los muros de tierra, pautados en tongadas y líneas de encofrado. El hormigón rememora el carácter rocoso del terreno, y se fragmenta en dados fractales para conducirnos al interior de la vivienda. Como una formación rocosa, los prismas y plataformas salvan el desnivel, permitiendo el acceso, de manera independiente, a la zona de noche y la entrada al corazón de la casa.

Exterior. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Acceso. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

El programa residencial requería, sencillamente, la delimitación de unos espacios para vivir, para dormir y para disfrutar de la música. La vivienda se estructura a partir de tres piezas que resuelven estos requisitos, permitiendo la independencia de funciones, aislando cada elemento del resto. Este aislamiento se radicaliza en sus accesos, realizadas todos ellos desde el espacio exterior, sin posibilidad de conexión interior entre los tres ámbitos espaciales.

Zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Interior, zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Zona de noche. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Interior, zona de música. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Las duras condiciones climáticas obligan a cerrar las orientaciones este y oeste, abriendo grandes superficies de vidrio a norte y a sur, fácilmente protegido por salientes profundos. Los frentes acristalados con carpinterías correderas permiten suprimir la delimitación interior-exterior, ampliando la vivienda con los espacios exteriores cubiertos.

Fachada sur, zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Fachada norte, zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

El cerramiento de tierra apisonada se define como un muro masivo que se quiebra buscando siempre la mejor orientación en la conexión del espacio interior con el exterior. Estos pliegues o quiebres incorporan los elementos de servicio y remarcan el acceso principal al espacio central de la vivienda. Su forma sinuosa y zigzagueante en planta envuelve y protege el interior. Su trazado recuerda los movimientos de una serpiente reptando por el desierto.

Planta. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

Exterior, dormitorio. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Desde el interior, los espacios miran hacia fuera, al desierto, con la naturaleza como telón de fondo en cualquier dirección. El espacio se conforma como un vacío, como un recipiente para ser ocupado. La definición del sistema de objetos que albergará el refugio, su mobiliario, permitirá la identificación de los posibles usos del espacio.

Interior, zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Interior, zona de estar. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

La materialidad es un punto clave en la percepción del espacio. El color y la textura de la tierra acompañan la visión desde el exterior al interior, en un recorrido visual continuo, sin suturas. La superficie fría y lisa del suelo continuo de hormigón contrasta con el cerramiento de tierra, cálido y táctil.

Interior, zona de música. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Interior, dormitorio. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Como material accesorio, la madera de cedro conforma las particiones de los paquetes funcionales. En algunos puntos, como en los módulos de aseos de los dormitorios o la escalera calada de subida a la cubierta, la madera ha recibido el antiguo tratamiento japonés conocido como Shou Sugi Ban. Se trata de tablones de madera carbonizada como tratamiento para mejorar su resistencia y durabilidad. Además del color y la textura de la madera, este sistema introduce un olor característico que impregna el ambiente.

Interior, dormitorio. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Escalera. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Escalera. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

El equipo cuida con mimo todos los detalles del proyecto, desde el mobiliario, en gran parte diseñado por ellos mismos, hasta los tiradores de las puertas. De la misma manera que los materiales de la vivienda evocan sensaciones diferentes, los materiales de muebles y accesorios juegan con los sentidos, buscando ser tocados, olidos, experimentados.

Interior, zona de día. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Bill Timmerman

Interior, zona de día. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Bill Timmerman

Puerta principal de acceso. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

Detalle del tirador y la manivela de la puerta principal. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

Detalle del tirador y la manivela de la puerta principal. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

Detalle de tirador. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

Hundiendo sus raíces en las tradiciones artesanales de la zona, DUST recurre al empleo del hierro, la madera, las fibras vegetales o el cuero. En muchos casos se trata de piezas metálicas o tablones de madera reutilizados o de desecho. Un nuevo tratamiento, una nueva conformación, y la vida útil de estos elementos se alarga a través de piezas de diseño inspirado en el entorno, la naturaleza y las costumbres populares.

Piezas de mobiliario. Refugio en Tucson (Arizona). Imágenes: DUST

Silla Agave. Refugio en Tucson (Arizona). Imagen: DUST

Interior, zona de día. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Bill Timmerman

Sillón Pecos. Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Bill Timmerman

El contacto directo con la naturaleza se produce en la terraza norte, descubierta, donde un fuego encerrado en el suelo de hormigón rememora las jornadas de travesía por el desierto. Posiblemente, a lo lejos, aúllen los coyotes.

Refugio en Tucson (Arizona), DUST Architects. Imagen: Jeff Goldberg-ESTO

http://www.dustdb.com/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.