GRANDES DESPACHOS

Arquitectura para el espectáculo: US Bank Stadium, de HKS

Con superficies angulares y forma expresionista, el US Bank Stadium de Mineápolis (Estados Unidos), sede de los Minnesota Vikings, diseñado por el estudio HKS, actualiza el concepto de estadio de fútbol americano aunando tecnología y espectáculo.

Arquitectura para el espectáculo: US Bank Stadium, de HKSArquitectura para el espectáculo: US Bank Stadium, de HKS

Share This

  • linkedin
  • google+

Con superficies angulares y forma expresionista, el US Bank Stadium de Mineápolis (Estados Unidos), sede de los Minnesota Vikings, diseñado por el estudio HKS, actualiza el concepto de estadio de fútbol americano aunando tecnología y espectáculo.


Para su diseño, el equipo norteamericano HKS ha intentado generar un gran contenedor multifuncional que permita a los ciudadanos de Mineápolis (Minesota) encontrar en el estadio un referente, no sólo deportivo, sino también cultural. Su gran volumetría, inspirada en las formas cristalinas y las formaciones de hielo, genera un guiño al equipo local de los Vikings, con ciertas reminiscencias nórdicas, como evoca su nombre. El estadio se ubica en el mismo solar donde se levantaba el demolido Metrodome.






Fotografía de Nic Lehoux



Al estar completamente cubierto, se posibilita un uso continuado, incluso en los duros inviernos de esta población, pudiendo acoger todo tipo de espectáculos, desde conciertos y competiciones deportivas, atletismo y fútbol, a festivales o convenciones. Esta polivalencia busca la reactivación del área donde se ubica, garantizando el desarrollo económico de su entorno.






Fotografías de Nic Lehoux



A la hora de su inserción, la actuación ha primado la resolución del espacio público y la conexión con la ciudad, reduciendo significativamente el número de aparcamientos, que apenas alcanza las 200 plazas (incluidas las destinadas a personal, directivos y jugadores). La operación se apoya en una eficaz línea de metro y una extensa red urbana peatonal.




Fotografía de Nic Lehoux



La apuesta decidida por el uso del transporte público ha suprimido, por tanto, la concreción de extensas playas de aparcamiento. La justificación se encuentra en las más de 30.000 plazas existentes de estacionamiento público que se disponen en un radio de 20 minutos a pie, alrededor del estadio.




Fotografía de Nic Lehoux



La conexión con el espacio urbano se muestra de una manera casi literal en el cerramiento de fachada. Cinco gigantescas puertas pivotantes de vidrio (The Legacy Gate), abren el espacio interior del estadio hacia la plaza pública de acceso. La evacuación se realiza en cuestión de pocos minutos.






Fotografía de Nic Lehoux



La estructuración del estadio se realiza a partir de dos entradas generales y siete niveles. A parte del graderío, destacan las salas y reservados, algunas de ellas incluso dispuestas a pie de césped.









Existen, así mismo, espacios dedicados exclusivamente para peñas y clubes, con áreas para eventos y reuniones. Uno de ellos, el Mystic Lake’s Club Purple, dispone de equipamiento similar a bar-cafetería y una amplia terraza con vistas del skyline de Mineápolis.






Fotografías de Joe Aker





Fotografía de
Nic Lehoux



El diseño de HKS ha tenido que dar respuesta al duro clima de Mineápolis, donde son frecuentes las bajas temperaturas y la nieve. El gran vacío se cerró con una cubierta inclinada construida con ETFE (Etileno-TetraFluoroEtileno). Se trata de un polímero termoplástico que ha demostrado una gran resistencia al calor y la radiación ultravioleta, además de una gran durabilidad, debido a su estabilidad y su alta resistencia físico-química.




Fotografía de Nic Lehoux



Frente al cristal posee algunas ventajas, como su menor peso y su mayor aislamiento. No amarillea con el paso del tiempo. Es fácil de limpiar, reciclable y, a pesar de ser combustible, no es inflamable. En el campo de la arquitectura deportiva ha sido empleado en el estadio Allianz Arena de Múnich (Herzog & de Meuron), el Centro Acuático Nacional de Pekín (PTW), el Estadio Olímpico de Sochi, o los estadios Cuauhtémoc en Puebla y San Mamés en Bilbao.




Fotografía de Nic Lehoux



La cubierta y el cerramiento de ETFE consigue generar un interior lleno de luz natural, con la visión directa del exterior. En ciertos puntos, incluso, el espectador tiene la sensación de encontrarse al aire libre, en un espacio abierto, pero a resguardo de las inclemencias meteorológicas.






Fotografías de Nic Lehoux



El carácter liviano del material simplificó la construcción de la estructura metálica de sujeción. Además, se redujeron los costos de calefacción y refrigeración gracias un sistema de recuperación de calor (que permite derretir la nieve acumulada), unidades de tratamiento de aire, ventilación y equipos de alta eficiencia. El consumo energético se reduce con el empleo de iluminación LED.



 




 



Por este proyecto, el estudio HKS fue premiado durante el pasado World Architecture Festival 2017 en la categoría de arquitectura deportiva completada. Aunque, sin duda, mucho más mediática fue la celebración de la 52 edición de la Super Bowl, el 4 de febrero de 2018. El US Bank Stadium entraba en la historia de esta competición al ser por primera vez su anfitrión, como lo hicieron los Philadelphia Eagles que la ganaron, también, por primera vez en su historia.



Fotografías de Nic Lehoux y Joe Aker



http://www.hksinc.com/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.