ACTUALIDAD

Arquitectura donde alojarse en el desierto: complejo hotelero Amangiri

En un privilegiado entorno natural, en el mítico desierto de Utah y próximo a los grandes parques nacionales norteamericanos, I-10 Studio diseñó para la cadena de hoteles de lujo Aman Group el complejo turístico Amangiri, buscando generar una experiencia intimista entre huésped y paisaje.

Arquitectura donde alojarse en el desierto: complejo hotelero AmangiriArquitectura donde alojarse en el desierto: complejo hotelero Amangiri

Share This

  • linkedin
  • google+

En un privilegiado entorno natural, en el mítico desierto de Utah y próximo a los grandes parques nacionales norteamericanos, I-10 Studio diseñó para la cadena de hoteles de lujo Aman Group el complejo turístico Amangiri, buscando generar una experiencia intimista entre huésped y paisaje.

Considerada como la mejor cadena hotelera de lujo del 2018, Aman se ha caracterizado, desde su fundación en 1988, por la elección de parajes naturales excepcionales donde crear experiencias íntimas e inolvidables para sus huéspedes. Un ejemplo significativo es el complejo hotelero Amangiri, cuyo proyecto desarrolló I-10 Studio, formado por la unión temporal de los despachos de Marwan Al-Sayed, Wendell Burnette y Rick Joy.


Fotografía de Aman Group


Fotografías de Joe Fletcher

Amangiri se localiza en Canyon Point, un paisaje desértico majestuoso rodeado de formaciones rocosas ubicado al sur de Utah, próximo a las reservas navajas y los grandes parques nacionales, Gran Cañón, Mesa Verde, Monument Valley, Bryce Canyon, Zion o el lago Powell.


Fotografías de Aman Group

En una parcela de 243 hectáreas, de fácil acceso desde la carretera conocida como Grand Circle, a media hora de la ciudad más cercana, Page (Arizona), y ante un paisaje de belleza sobrecogedora y ancestrales tradiciones indias, Amangiri es el lugar ideal para el descanso, el disfrute de la naturaleza, el senderismo, la escalada a través de vías ferratas o el contacto con la cultura navaja.


Fotografía de Aman Group


Fotografía de Joe Fletcher

Frente a una volumetría compacta, se opta por fragmentar el programa que se dispersa por el paisaje, interconectando las distintas piezas mediante plataformas, terrazas, espacios exteriores, sendas y caminos. Los volúmenes arquitectónicos se superponen sobre el suelo y parecen disolverse en el entorno. En ningún momento, la arquitectura construida compite con la naturaleza circundante, las montañas o las formaciones rocosas.


Fotografía de Wendell Burnette Architects


Fotografía de Aman Group

Dispuestas como las cuentas de un collar, la hilera de estancias, suites y habitaciones rompe la continuidad de la alineación, con entrantes y salientes, rasgaduras y huecos, dando la sensación de volumen estriado, cortado o ranurado.


Fotografías de Aman Group

Delante del paisaje rocoso y su característico skyline de acantilados pétreos, se crea una nueva línea del horizonte, baja y de densa materialidad.


Fotografía de Aman Group

Con su fragmentación, el nuevo paisaje artificial, al que ha dado lugar la arquitectura, simula los efectos de la erosión, las cárcavas, las grietas y chimeneas, las mesas y pequeñas mesetas de las cadenas montañosas de las inmediaciones.


Fotografía de Joe Fletcher


Fotografía de Aman Group

Los volúmenes, las piezas de delimitación y los elementos de separación y generación de intimidad se disponen teniendo en cuenta el entorno próximo o las perspectivas lejanas. Siempre enmarcan el paisaje, remarcan una panorámica o potencian una visual.


Fotografías de Aman Group

Las habitaciones buscan el contacto directo con la naturaleza, abriéndose a terrazas y solarios. Estos ámbitos exteriores son tratados y equipados como espacios interiores sin techo o sin alguno de sus cerramientos laterales.


Fotografía de Wendell Burnette Architects


Fotografías de Aman Group

Para la materialidad, el equipo de arquitectos se ha inspirado en los paisajes de clima extremo, sus componentes, sus colores y texturas, así como su flora. A partir de ese sinfín de referencias, se han seleccionado una serie de tonalidades y acabados a partir de una gama reducida de materiales.


Fotografías de Wendell Burnette Architects

La estructura y la delimitación de volúmenes se realizó con hormigón, y los suelos con piedra natural de color blanco. Determinados elementos, la carpintería, cierres y protecciones se llevaron a cabo en madera, mientras que algunos elementos de cerrajería y complementos se ejecutaron en acero en color negro.


Fotografías de Aman Group

Las líneas limpias y los volúmenes sencillos conseguidos con la estructura de hormigón casan perfectamente con los materiales empleados en los acabados.


Fotografías de Joe Fletcher

Las grandes aperturas y las superficies acristaladas, todas ellas muy controladas, captan la luminosidad del paisaje de Utah. Se enmarcan las vistas de manera similar a postales o fotogramas de una película del Oeste.


Fotografías de Aman Group

Para la ambientación de las habitaciones se ha buscado una experiencia íntima e individualizada del desierto. Pensadas como estancias para el descanso, el retiro, la relajación espiritual o la meditación, se promueve la vida en el exterior ampliándolas con salones exteriores, terrazas y piscinas privadas.


Fotografía de Aman Group


Fotografía de Joe Fletcher

El espacio exterior acoge en muchos casos chimeneas o, bien, pequeños hogares para el fuego, recordando la vida de los indios, las cabalgatas y las caravanas que tradicionalmente han pernoctado en este inhóspito territorio.


Fotografía de Aman Group

En el proceso de diseño, la experiencia del huésped ha primado sobre otros condicionantes, buscando su estímulo sensorial, a partir de sonidos, olores, colores y texturas, introduciendo fuertes contrastes de luces y sombras.


Fotografías de Aman Group


Fotografía de Joe Fletcher

En Amangiri, desde el confort del siglo XXI, el cowboy contemporáneo sueña con ser John Wayne protagonizando, a las órdenes de John Ford, las inolvidables películas de La diligencia (Stagecoach, 1939) o Centauros del desierto (The searchers, 1956). Y es que, no existe paisaje más cinematográfico que el desierto de Utah.


Fotografía de Joe Fletcher

Fotografías de Wendell Burnette Architects, Joe Fletcher y Aman Group

Marwan Al-Sayed

Wendell Burnette Architects

Rick Joy

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.