GRANDES DESPACHOS

Alojarse entre cajas flotantes de hormigón: F.S.One de IDMM Architects

A la hora de resolver un espacio híbrido, comercial y para alojamiento, el estudio coreano IDMM Architects plantea la construcción de un hito urbano, llamativo y atrayente, donde los usuarios se entremezclan entre plataformas, escaleras y volúmenes apilados de hormigón.

Alojarse entre cajas flotantes de hormigón: F.S.One de IDMM ArchitectsAlojarse entre cajas flotantes de hormigón: F.S.One de IDMM Architects

Share This

  • linkedin
  • google+

A la hora de resolver un espacio híbrido, comercial y para alojamiento, el estudio coreano IDMM Architects plantea la construcción de un hito urbano, llamativo y atrayente, donde los usuarios se entremezclan entre plataformas, escaleras y volúmenes apilados de hormigón.

El despacho IDMM Architects fue creado en el año 2003 por el arquitecto Kwak Hee Soo. Sus obras se caracterizan por la experimentación con el volumen arquitectónico, la ruptura de la caja y la deformación del contenedor. Un ejemplo de ello es el complejo F.S.One, en el distrito de Seowon-gu, en la ciudad de Cheongju (Corea del Sur).

El encargo solicitaba la construcción de un hotel y espacios comerciales en las plantas inferiores, dedicando la última planta de la edificación al uso privado del propietario. Las condiciones excepcionales de la parcela, en la esquina de una manzana de gran visibilidad junto a una importante vía rodada, decantó el diseño hacia un edificio cuya arquitectura fuera, en sí misma, el principal reclamo.

El volumen se desmiembra en cajas autónomas que se adosan, se yuxtaponen o flotan, alzadas sobre soportes, interconectadas mediante escaleras y plataformas, miradores y terrazas.

El efecto sorpresa se crea con la contraposición de la ingravidez de los grandes vuelos de las cajas, en oposición al carácter macizo y pesado del material empleado, el hormigón.

La gran escalinata invita al transeúnte a introducirse, sutilmente, en el edificio. El programa se desarrolla alrededor, por encima y por debajo de la escalera, dando la sensación de que el espacio público se ha apropiado de parte de la parcela.

Por otra parte, la escalinata y las plataformas de los distintos niveles generan la posibilidad de vistas sobre el entorno urbano, a la manera de miradores, un graderío o un escenario. Las grandes superficies acristaladas que cierran los frentes de los volúmenes potencian el efecto voyerista de mirar, en este caso hacia el interior.

El edificio se convierte en una contundente actuación urbana, donde se han dispuesto espacios exteriores a cubierto, espacios de sombra, podios, miradores, lugares de estancia, áreas de apropiación para vecinos y usuarios que dejan de apreciarlo como una intervención privada, para sacar partido de su vocación pública.

El hormigón visto domina la materialidad de las cajas flotantes, remarcando la unidad de la actuación frente a la fragmentación del volumen. El efecto masivo y pesado se minora en las superficies inferiores, introduciendo un pixelado de luz sobre las cabezas de los usuarios.

Los soportes y las superficies inclinadas, en algunos casos poliédricas debido a los planos quebrados, aportan una enorme plasticidad a la edificación. La fragmentación ayuda a identificarlo como un edificio-escultura.

El interior se muestra como un espacio sobrio que vuelve a descomponerse en superficies y elementos de hormigón visto, reproduciendo el dinamismo de los volúmenes exteriores.

En un juego de artificio, IDMM Architects crea un regalo para la vista y el disfrute de los usuarios, un edificio que es una atracción en sí mismo.

Fotografías de Yoon Joon-Hwan

IDMM Architects

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.