SOSTENIBILIDAD IMPLíCITA

Alcanzando el edificio del futuro, moderno, dinámico y eficiente

La torre de oficinas del Grupo Bancario KFW es uno de los primeros edificios del mundo que puede funcionar normalmente con un consumo energético inferior a 10 kWh/m². Su diseño está pensado para el ahorro energético y presenta además una fachada móvil que dota al edificio de una imagen espectacular. Veámoslo.

Alcanzando el edificio del futuro, moderno, dinámico y eficienteAlcanzando el edificio del futuro, moderno, dinámico y eficiente

Share This

  • linkedin
  • google+

La torre de oficinas del Grupo Bancario KFW es uno de los primeros edificios del mundo que puede funcionar normalmente con un consumo energético inferior a 10 kWh/m². Su diseño está pensado para el ahorro energético y presenta además una fachada móvil que dota al edificio de una imagen espectacular. Veámoslo.




Envuelto en lamas-paneles de múltiples colores, es un edificio cuyo principal objetivo es ser ‘verde’. Y no es postureo, realmente lo es. No es habitual que la sede de un grupo bancario de tamaño medio tenga esta característica pero en este caso la compañía puede realmente presumir de ello.





El edificio de 37.000 m², que ha costado alrededor de 85 millones de dólares y está situado en Frankfurt, ha sido diseñado por Sauerbruch Hutton Architects de Berlin que han conseguido hacer de esta torre uno de las más eficientes del mundo.





KfW, abreviación de Oficina de Crédito para la Reconstrucción -en alemán-, es un banco fundado en 1948 perteneciente al gobierno y desde 2006 está aplicando múltiples políticas de reducción del consumo energético, principalmente financiando la rehabilitación energética de edificios y la instalación de paneles fotovoltaicos, todo orientado a la reducción de las emisiones de CO2 según indica el protocolo de Kyoto. Por tanto no es extraño que el banco quisiera un edificio como el que se ha construido.



Los arquitectos fueron seleccionados después de un concurso y no es la primera vez que firman un edificio de estas características. Entre sus muchos edificios ‘verdes’ se encuentra el edificio GSW de Berlín, acabado en 1999 y reconocido mundialmente como el primer rascacielos respetuoso con el medioambiente.



El edificio tiene un podio de cuatro alturas con una forma orgánica que responde en cierto modo a las alineaciones de las calles pero potenciando la geometría de la torre superior que tiene un perímetro en forma de colmillo.





El edificio está recubierto de una doble piel de vidrio. La exterior presenta unos paneles ‘aireradores’ que se abren y cierran en función de la climatología y la interior alterna paños fijos y practicables de ventanas con vidrio de baja emisividad y cámara rellena de argón.



Gracias al colorido sistema móvil y a la propia geometría de la torre se aprovechan al máximo los vientos predominantes a la vez que se produce la ganancia solar adecuada. Y adicionalmente la imagen de la fachada es cambiante y llamativa.



Todo el sistema de fachada se controla mediante una estación meteorológica automatizada que se encuentra en la cubierta del edificio. Monitorizando las direcciones y velocidad del viento, entre otros factores, el sistema abre o cierra los paneles ‘aireadores’ para introducir aire fresco y crear una zona de presión homogénea alrededor de la piel interior. De este modo se produce un pequeño diferencial de presiones entre la cámara y el interior del edificio que hace que le aire entre en su interior a través de las ventanas que los ocupantes puedan abrir, pero también a través de un sistema de ventilación natural independiente.



Los paneles de fachada y su característico colorido son ya una seña de identidad del estudio de arquitectos que para este edificio han escogido el rojo, azul y verde, dándoles una tonalidad distinta en función de cada fachada.



Arquitectos: Sauerbruch Hutton



Ubicación: Frankfurt, Alemania



Cliente: KfW Bankengruppe



Área Proyecto: 39000.0 m2



Año Proyecto: 2010



Fotografías: Jan Bitter , Sauerbruch Hutton

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.