GRANDES MAESTROS

Affonso Eduardo Reidy. Arquitectura de la modernidad brasileña

Dentro de la arquitectura brasileña, la obra de Affonso Eduardo Reidy muestra la síntesis entre las corrientes modernas europeas y la tradición constructiva local, reformulando los planteamientos de Le Corbusier bajo una óptica muy particular influenciada, en gran medida, por el ejemplo de Lúcio Costa.

Affonso Eduardo Reidy. Arquitectura de la modernidad brasileñaMuseo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Filippo Poli

Share This

  • linkedin
  • google+

Dentro de la arquitectura brasileña, la obra de Affonso Eduardo Reidy muestra la síntesis entre las corrientes modernas europeas y la tradición constructiva local, reformulando los planteamientos de Le Corbusier bajo una óptica muy particular influenciada, en gran medida, por el ejemplo de Lúcio Costa.

La arquitectura moderna brasileña posee ciertas peculiaridades que la hacen identificable. Los motivos habría que buscarlos, recurriendo a las palabras del propio Reidy, en: “una particular sensibilidad de los arquitectos hacia las condiciones regionales, con una constante preocupación por lograr soluciones adecuadas al clima, elaborando diversos sistemas de protección contra el calor, los cuales, muchas veces, constituyen elementos de gran riqueza plástica; la voluntad de incorporar la estructura como elemento decisivo de la composición, dándole especial importancia a su aspecto formal; la búsqueda de soluciones claras y sencillas, incluso cuando los problemas son complejos se pretende solucionarlos con generosidad y amplitud de miras. La riqueza de la flora, el dramatismo del paisaje y la fuerza del sol son tal vez responsables de la tendencia, bastante frecuente, hacia una cierta exuberancia formal”.

Una de las grandes figuras de la modernidad brasileña es Affonso Eduardo Reidy (1909-1964). Sus propuestas siempre afrontaron el problema de la ciudad moderna, a partir de un cuidadoso estudio del espacio urbano. Partiendo de una nueva escala de ciudad, la metrópolis actual, plantea la generación de un nuevo paisaje construido, donde se recurre a la potencialidad y a la singularidad de la geografía.

Conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Leonardo Finotti

Una de sus obras paradigmáticas es el conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (1946-1958), conocido como Pedregulho, situado en el barrio de São Cristóvão, al norte de Río de Janeiro. Fue el primer complejo edificado por el Departamento de Vivienda Popular de la Alcaldía de la ciudad, y pretendía ser un modelo experimental, casi un prototipo, donde se conjugaran un proyecto social, un proyecto urbano y un proyecto arquitectónico.

Primer estudio del conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946. Affonso Eduardo Reidy.

La intervención consta de cuatro bloques de viviendas: el bloque C de 12 plantas, los bloques B1 y B2 de dúplex de dos a cuatro dormitorios, y el bloque A de 260 m de longitud y 272 apartamentos. Este último se sitúa en la parte más elevada del terreno, y su forma ondulada reproduce la orografía donde se asienta.

Mediante dos pasarelas o puentes, se accede al nivel intermedio del bloque, una planta abierta al paisaje donde se sitúan los núcleos de comunicación vertical que acceden a los distintos niveles. Se trata de una plataforma que sirve de espacio de relación social o zona de juegos a cubierto. Por encima de ella se disponen dos órdenes de dúplex, mientras que por debajo se encuentran las viviendas de un sólo dormitorio.

Implantación del conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy

Tipologías bloque A. Conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy

La edificación se apropia de la idea de megaestructura urbana, y tiene su precedente en el edificio autopista que Le Corbusier propuso para Río (1929) o en la maison locative proyectada para Argel (1933). La imagen formal se define mediante diferentes sistemas de protección solar, como paneles texturizados, superficies permeables y membranas, brise-soleils (orientables, verticales y horizontales), así como, celosías cerámicas (de formas cuadradas, rectangulares y hexagonales).

Conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Júlio César Guimarães

Conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Júlio César Guimarães

Conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho), 1946-1958. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Lee Ann Custer

El conjunto incluía otras edificaciones de usos públicos, como centro de salud, mercado, lavandería, piscina y campos de juego. De todos ellos, los más interesantes son el colegio, con cubierta inclinada para optimizar la orientación, y el gimnasio, resuelto mediante una bóveda de hormigón. Junto a la conexión entre ambos edificios y la promenade architecturale generada con la interposición de una rampa, sobresale la decoración de revestimientos cerámicos realizada por Anísio Medeiros y Cândido Portinari, o los paneles decorados por Roberto Burle Marx, quien también desarrolló la jardinería del conjunto.

Colegio del conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho). Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Arnout Fonck

Gimnasio del conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho). Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Arnout Fonck

Decoración de Roberto Burle Marx. Colegio del conjunto residencial Prefeito Mendes de Moraes (Pedregulho). Imagen: Lee Ann Custer

La arquitectura de Reidy recurre a la estructura como elemento ordenador del proyecto, sacando el máximo partido al empleo de los materiales y la nueva tecnología. De esta manera, los diferentes sistemas estructurales y el uso recurrente del hormigón generan la imagen estética del encargo, potenciando siempre la monumentalidad de la edificación.

En el colegio experimental Paraguay-Brasil (1952), en Asunción (Paraguay), se superponen dos modelos estructurales diferentes: la caja miesiana, completamente acristalada, y el pórtico de hormigón, con referencia en la obra de Le Corbusier.

Maqueta. Colegio experimental Paraguay-Brasil, Asunción. Affonso Eduardo Reidy

Implantación. Colegio experimental Paraguay-Brasil, Asunción. 1952. Affonso Eduardo Reidy

Secciones. Colegio experimental Paraguay-Brasil, Asunción. 1952. Affonso Eduardo Reidy

Colegio experimental Paraguay-Brasil, Asunción. 1952. Affonso Eduardo Reidy. Imágenes: Ramiro Sosa

Como método de trabajo, se percibe la experimentación con soluciones prototípicas, que se repiten y perfeccionan en una evolución continua de formas. Un ejemplo es el MAM, el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro (1953), que deriva de las formas ensayadas en el colegio Paraguay-Brasil.

Se trata de un espacio de gran plasticidad, icónico y representativo. La pieza del museo enfrenta su carácter horizontal al perfil sinuoso de la topografía de la ciudad. La planta baja, en su mayor parte liberada, permite la comunicación directa entre los jardines y el mar.

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Nelson Kon

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy

La imagen exterior queda definida por el armazón estructural que rompe con la idea clásica de forjados apoyados en vigas sostenidas por pilares. Los soportes en V sujetan de manera independiente, al bifurcarse, el primer nivel y la gran viga de cubierta. Desde ésta, unos tirantes de acero permiten sustentar los forjados intermedios.

Sección. Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro, durante su construcción. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Centro de Documentação e Pesquisa do MAM

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Filippo Poli

La concentración periférica de servicios e instalaciones permite vaciar el centro de la edificación. La sala de exposiciones se conforma, en consecuencia, como una gran espacio único, adaptable y flexible. El hormigón visto en muchos de los paramentos genera un ambiente sobrio y neutro, sin entrar en competición con la obra expuesta. Dentro del contenedor, las escaleras se muestran como piezas escultóricas, especialmente la de trazado en espiral, mostrando la rotundidad de su materialidad.

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Filippo Poli

Museo de Arte Moderno MAM, Río de Janeiro. 1953. Affonso Eduardo Reidy. Imagen: Filippo Poli

Racionalidad, claridad funcional, utilidad social, rotundidad estructural y monumentalidad, todo ello en clara sintonía con el lugar, son algunas de las características que se identifican en la obra de Reidy. Y con ellas definía la nueva arquitectura de una nueva nación.

El texto entrecomillado ha sido extraído de una entrevista realizada a Affonso Eduardo Reidy por Ferreira Gullar y Alfredo Brito para Jornal do Brasil, el 11 de marzo de 1961, reproducida en Documents de Projectes d’Arquitectura DPA n.º 19, págs. 6-10.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.