Serie: Ciudades

Valencia, la gran olvidada

Intentamos en estos artículos de fondo analizar el urbanismo y la situación de las infraestructuras en varias ciudades españolas. Vamos a hacerlo comenzando por Valencia, aunque algunas cuestiones citadas, como el análisis de los Corredores ferroviarios españoles, afectan a diferentes puntos del territorio nacional. 

Valencia, la gran olvidadaFotografía:José Carlos Cortizo Pérez

Share This

  • linkedin
  • google+

Intentamos en estos artículos de fondo analizar el urbanismo y la situación de las infraestructuras en varias ciudades españolas. Vamos a hacerlo comenzando por Valencia, aunque algunas cuestiones citadas, como el análisis de los Corredores ferroviarios españoles, afectan a diferentes puntos del territorio nacional. 

Empezaremos siempre por mostrar al lector, en unas breves pinceladas, lo que pensamos que puede ser la realidad sociológica y el momento político de la ciudad analizada.

Valencia es la tercera ciudad de España, el principal puerto comercial del mediterráneo, con una economía dinámica, un clima envidiable y unas características políticas que son imprescindibles para contrarrestar las tensiones separatistas de los nacionalismos periféricos, y sin embargo, hemos constatado objetivamente, que es la gran olvidada, la ciudad eternamente postergada.

Valencia Plaza Ayuntamiento Noche

Hemos buscado las razones, y tal vez contribuya a ello la ausencia de un partido nacionalista reivindicativo, que hubiera podido intercambiar inversiones por apoyo a la gobernabilidad del país, como han hecho otras autonomías. Este tipo de juego político no es nada beneficioso para una nación, pero lo que supone un agravio comparativo, de graves consecuencias, es que solo puedan jugarlo unas pocas comunidades.

Tal vez otra razón sería que la sociedad civil valenciana no está lo suficientemente estructurada o es demasiado individualista. Otro fenómeno que sorprende en Valencia es la dicotomía, que ha llegado a veces hasta el enfrentamiento, entre una izquierda popular, que ha coqueteado con el pancatalanismo político y cultural y una derecha burguesa asentada en unas raíces culturales castellanas. El valencianismo, la búsqueda de raíces propias, ha sido un ejercicio laudable, despreciado por el pancatalanismo que lo ha tachado de ridículo e impostado. Como puede apreciar el lector no son buenos mimbres para estructurar una sociedad.

Puerto Valencia

Tras el descabezamiento traumático de la cúpula del Partido Popular del ex presidente Camps, soporte imprescindible de Rajoy en el Congreso de Valencia, todas las promesas que en su día se hicieron para premiar esos apoyos y apuntalar el granero de votos populares que suponía esta Comunidad, han quedado olvidados. Ni la corrección de la deficiente financiación, ni la compensación por años de nulas inversiones en infraestructuras, ni el Trasvase del Ebro, ni siquiera el desbloqueo del problema del Cabañal...nada se ha conseguido en estos dos años y medio.

Encadena pues esta ciudad decenios de maltrato, sin importar el color político del gobierno central. Fue la última en tener conexión de autopista con Madrid, y el AVE directo costó años de luchas, pues el propósito inicial de los sucesivos gobiernos era "parchear" de mala manera el antiguo ferrocarril que discurría por Albacete, dando un rodeo de 590 kilómetros, cuando Madrid y Valencia están a 300 Kilómetros en línea recta. Si la sociedad civil valenciana no se hubiera rebelado contra ese desatino, el viaje desde la capital de España a la del Turia, seguiría, para vergüenza de todos, en un tiempo cercano a las tres horas, el doble de lo que cuesta el viaje actual en AVE.

Tren Ave Valencia

Hablaremos ahora en estos artículos de todo lo que falta por hacer. De la necesidad de culminar el tramo de AVE desde Valencia hasta Tarragona y Barcelona, de solucionar las infraestructuras ferroviarias de mercancías, de los accesos por carretera...

Valencia está en un lugar idóneo para ser el principal  puerto del sur de la Unión Europea. El transporte marítimo es reacio a subir hasta el llamado tridente (Barcelona, Génova, Marsella) y prefiere descargar en puertos más meridionales. Estas rutas, que incluyen nada menos que el comercio con Oriente, son fundamentales  para la economía del Continente. Por eso, vamos a depender  cada vez más de nuestros  puertos.

En ese sentido es laudable el esfuerzo realizado por la Consellería de Infraestructuras y Transportes de la Generalitat valenciana, redactando el Proyecto: Xarxa Logística de la C.V. cuya finalidad textual es convertir a nuestra Comunidad en la puerta sur de Europa del gran eje China-Suez-Mediterráneo-EEUU. 

Ahora queda la tarea ingente de conectar por tierra esos puertos, con el interior de España y con Europa, de forma eficiente, rápida y económica.

Para ello el ferrocarril es fundamental.

Ave Valencia Madrid

No es difícil deducir que cualquier rotura en la cadena de enlaces terrestres entre Valencia y Francia es letal para esta ciudad, y beneficia enormemente a los puertos del norte, como el de Barcelona, Marsella y Génova. Sin esas conexiones el puerto valenciano dejará de ser competitivo y entrará en una lenta decadencia.

En siguientes artículos entraremos a fondo en el análisis de esta cuestión.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.