Actualidad

Una cabaña única en el bosque de Mork-Ulnes Architects

Mylla Hytte es una cabaña con orígenes nórdicos ubicada en un frondoso bosque en los alrededores de Oslo. Ha sido diseñada por el arquitecto Casper Mork-Ulnes del estudio Mork-Ulnes Architects.

Una cabaña única en el bosque de Mork-Ulnes ArchitectsMylla Hytte de Mork-Ulnes Architects

Share This

  • linkedin
  • google+

Mylla Hytte es una cabaña con orígenes nórdicos ubicada en un frondoso bosque en los alrededores de Oslo. Ha sido diseñada por el arquitecto Casper Mork-Ulnes del estudio Mork-Ulnes Architects.

Mork-Ulnes Architects es un estudio con oficinas en San Francisco y Oslo, fundado en 2005 por Casper Mork-Ulnes. Su arquitectura se caracteriza por su sentido práctico escandinavo y su espíritu innovador californiano. Tras construir en tres continentes y realizar proyectos que van desde planes urbanos hasta cabañas de 9 metros cuadrados, han recibido numerosos honores incluyendo el World-wide Design Vanguard 2015 de Architectural Record.

La cabaña de 84 metros cuadrados, recibe el nombre de Mylla Hytte y está ubicada en un imponente bosque de pinos a las afueras de la ciudad noruega de Oslo. Situada en la cima de una colina en el borde norte de Nordmarka, la cabaña está bien comunicada por carretera, a una hora en coche desde la ciudad. También es fácilmente accesible a través de senderos rurales, en los que en pocas horas en bicicleta o con esquís, puedes disfrutar de este idílico lugar para desconectar, pescar o hacer esquí de fondo.

Su nombre proviene de un lago cercano, Mylla, y de la palabra noruega Hytte, que significa cabaña. Este elemento es fundamental en la cultura noruega ya que más de un cuarto de sus habitantes poseen al menos una. La cabaña tradicional noruega es pequeña y austera y tiene como principal propósito servir de refugio. Normalmente estas cabañas están muy compartimentadas y tienen habitaciones poco iluminadas, no poseen agua corriente y disponen de un aseo al aire libre.

El caso de Mylla Hytte parte de la funcionalidad de las cabañas tradicionales noruegas, incorporando comodidades modernas y creando espacios más amplios y agradables.

El pequeño edificio se aleja de las típicas construcciones de planta rectangular y distribuye su programa en una planta en forma de molino con cuatro aspas, creando así dos espacios exteriores soleados y protegidos del viento y de la nieve.

Para cumplir con la exigencia urbanística de una cubierta a dos aguas, los arquitectos dividieron la planta en cuatro y crearon cuatro cubiertas a un agua que se intersecan de dos en dos.

El programa de la cabaña se compone de un funcional salón-comedor-cocina, donde la isla de cocina es también el banco para la mesa de comedor; de tres habitaciones, una principal, una con literas para los niños y otra para invitados; y de tres núcleos de servicio: uno con un armario, un aseo y parte de la cocina; otro para almacenamiento y equipos mecánicos y el último con el baño y el armario de la habitación principal. También encontramos un pequeño anexo a la cabaña para encerar esquís, para almacenar bicicletas y esquís, y con una pequeña sauna para dos personas.

El exterior de la cabaña es uniforme, todas sus fachadas están revestidas de madera de pino sin tratar, dándole vida a la misma a través del tiempo con el envejecimiento irregular de todos sus listones.

El interior es cálido y luminoso gracias al revestimiento de madera contrachapada de pino que se utiliza también para crear todo el mobiliario personalizado, que va desde las literas hasta el sofá o la mesa de comedor. También son de madera las puertas que se integran con el revestimiento interior y se ocultan completamente cuando se quieren dejar abiertas. Siguiendo la corriente del minimalismo nórdico, solo se han utilizado dos materiales en el interior, la madera y el hormigón, creando un espacio limpio y simple.

Gracias a sus altos techos, que van desde los 2,40 m a los 4,30 m libres, se ha podido crear una zona de juego en las alturas, sobre el volumen del baño anexo a la habitación de los niños.

En lugar de enfatizar una única vista de su ámbito y gracias a su planta en aspa, la cabaña toma conciencia de todo su entorno. La sala principal tiene vistas al lago Mylla, la habitación principal disfruta de la privacidad de un imponente bosque, la habitación de invitados mira hacia la ladera de la colina y la habitación de los niños tiene vistas al cielo.

 

 

© Mork-Ulnes Architects

 

Fotografía: Bruce Damonte

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.