ARQUITECTURA SOCIAL

Superar una Guerra: Centro de Oportunidad para Mujeres, Ruanda

Emplazado en dos hectáreas de terreno se encuentra el Centro de Oportunidad para Mujeres de Kayonza en Ruanda, país de África con mayor densidad de población. Este Centro está revitalizando a una pequeña comunidad, ayudando a reconstruir la infraestructura social, restaurando la herencia africana y creando nuevas oportunidades económicas.

Superar una Guerra: Centro de Oportunidad para Mujeres, RuandaCentro de Oportunidad para Mujeres en Kayonza, Ruanda, Sharon Davis

Share This

  • linkedin
  • google+

Emplazado en dos hectáreas de terreno se encuentra el Centro de Oportunidad para Mujeres de Kayonza en Ruanda, país de África con mayor densidad de población. Este Centro está revitalizando a una pequeña comunidad, ayudando a reconstruir la infraestructura social, restaurando la herencia africana y creando nuevas oportunidades económicas.

La arquitecta Sharon Davis diseñó el Centro en colaboración con “Women for Women International”, una organización humanitaria internacional que ayuda a mujeres supervivientes de la guerra a reconstruir sus vidas.

Para implantarlo en el terreno se tomó la idea de la arquitectura vernácula de Ruanda, se dispusieron una serie de pabellones, de escala humana, agrupados de tal modo que confiriesen seguridad y creasen sentimiento de comunidad a las mujeres que los habitasen.

Las formas circulares de los pabellones irradian hacia fuera, desde el centro, ocupado por los salones íntimos, hacía el espacio comunitario exterior, mercado del grano y centro cívico.

El proyecto incluye una granja escuela que ayuda a las mujeres a producir y comercializar sus propios productos. Éstas aprenden agricultura, cría de animales  y métodos de almacenamiento y procesado que emplean para poner en marcha sus propias cooperativas de alimentos.

En torno a una plaza que mira a la calle, de fácil acceso para coches y transporte público, se sitúa el mercado en el que las mujeres venden comida, textiles, cestas y todos los enseres que se producen en el lugar, así como el agua potable que se recolecta de los techos del Centro. Además se puede alquilar espacio en este mercado generando así ingresos adicionales. Se construye de esta manera una cadena autosuficiente en la comunidad de Kayonza.

Los ladrillos que se emplearon en su construcción, 450.000 unidades, fueron fabricados in situ por los futuros usuarios, se elaboraron con arcillas del propio lugar y empleando una nueva técnica de presión manual que adaptaron de la tradición constructiva local. Las paredes perforadas de ladrillos ofrecen protección solar y permiten una refrigeración pasiva, manteniendo al mismo tiempo sensación de privacidad.

El Centro se ha asociado con empresas locales para la purificación del agua, la producción de biogás y otros sistemas sostenibles que puedan ser producidos y mantenidos por los propios habitantes. Se ha dispuesto un sistema de baños ecológicos simples que reducen el consumo de agua en vez de las letrinas de pozo contaminantes habituales en Ruanda. Éste produce fertilizante natural para emplear en la granja o ser vendido generando beneficio para la comunidad.

El Centro ayuda y capacita a cerca de 300 mujeres al año para superar el legado del conflicto bélico. En sus vidas e historias encuentran la arquitecta y los colaboradores los motivos de inspiración para la creación de una arquitectura global optimista basada en una ética de colaboración mundial.

© Fotos Elizabeth Felicella

© Planos Sharon Davis

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.