RESTAURACIÓN DEL PATRIMONIO

Rehabilitación del BIA Space La Naja, Bilbao

Con motivo del BIA Forum llevado a cabo en Bilbao en septiembre de 2014 y cuyo tema motor fue la regeneración urbana, se plantea la posibilidad de llevar a cabo una actuación efímera que sirva para ejemplificar dicho concepto y poner en valor un espacio abandonado en el centro de la ciudad.

Rehabilitación del BIA Space La Naja, BilbaoGarmendia + Iza + Zaballa

Share This

  • linkedin
  • google+

Con motivo del BIA Forum llevado a cabo en Bilbao en septiembre de 2014 y cuyo tema motor fue la regeneración urbana, se plantea la posibilidad de llevar a cabo una actuación efímera que sirva para ejemplificar dicho concepto y poner en valor un espacio abandonado en el centro de la ciudad.

El espacio escogido fue la antigua estación de tren de La Naja, espacio que en su tiempo acogió el mayor flujo de pasajeros del lugar y que quedó relegada con la construcción del metro siendo clausurada hace casi 15 años. Desde que en el año 2000 se detuviera el tránsito de vagones que conectaban la capital con la margen izquierda de la ría, la estación ha permanecido, y permanece, sin uso.

En su interior, el espacio diseñado por los arquitectos Garmendia + Iza + Zaballa, se muestra imponente, con una perspectiva infinita de pilares y vigas de hormigón que envuelven los dos andenes y la zona de vías filtrando el sol directo que, a través de su fachada a la ría, invade toda la superficie.

El encanto de lo abandonado junto con la memoria de aquellos que pasaron horas y horas en aquellos andenes se convierte en el eje de la actuación que pretende recuperar ese espacio durante 15 días, reduciendo ésta al mínimo imprescindible.

No se limpia, ni se pinta, ni siquiera se reparan goteras, se mantiene la magia de un lugar detenido en el tiempo, se le otorga el papel de “ruina moderna” que poder visitar.

Una pasarela a partir de una estructura de andamio se apoya en el suelo y con tablones de madera de encofrado se crea una nueva superficie que pisar, un recorrido cuyo fin principal es permitir que el espectador vuelva a pasear por el pasado pero en el cual ocurren más cosas.

Una vez el visitante alcanza el espacio principal, la pasarela se convierte en una plaza que abarca toda la anchura disponible, ya superada la altura de los andenes laterales. En esta plaza, de carácter continuo, a excepción de dos casetas de madera que sirven de soporte de servicios, es el mobiliario el que delimita los usos: una zona de lectura, otra de descanso y una tercera en el límite del andamio que se usa de espacio multiusos (workshops y conferencias) al mismo tiempo que se conforma como mirador, como terraza donde esa perspectiva infinita de la secuencia estructural se disfruta en su máxima expresión.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.