ACTUALIDAD

Piel de cobre: Torre Maersk en Copenhague, de C. F. Møller Architects

En la nueva extensión del complejo Panum de la Universidad de Copenhague, el estudio C. F. Møller Architects ha construido la torre Maersk para acoger unos laboratorios de investigación médica, cuya imagen exterior se define a partir de una doble piel de cobre.

Piel de cobre: Torre Maersk en Copenhague, de C. F. Møller ArchitectsPiel de cobre: Torre Maersk en Copenhague, de C. F. Møller Architects

Share This

  • linkedin
  • google+

En la nueva extensión del complejo Panum de la Universidad de Copenhague, el estudio C. F. Møller Architects ha construido la torre Maersk para acoger unos laboratorios de investigación médica, cuya imagen exterior se define a partir de una doble piel de cobre.

La torre Maersk, proyectada por el estudio danés C. F. Møller Architects, se ubica en la nueva extensión del complejo Panum de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud, perteneciente a la Universidad de Copenhague, en el distrito de Nørrebro.


Fotografía de Dragør Luftfoto

Se trata de un centro de investigación, cuyo programa se desarrolla dentro de una torre de doce plantas, dedicada a laboratorios, aulas y despachos, levantada sobre un basamento en forma de estrella, donde se localizan los usos de carácter común y más público, como la cafetería y tres auditorios o aulas magnas.

Mientras que la torre entra en diálogo con la escala de la ciudad, buscando convertirse en referencia visual del campus, casi como un hito urbano, el basamento establece relaciones con las edificaciones próximas.


Fotografías de Adam Mørk

El desarrollo en altura permite liberar parte de la planta baja, conformando un espacio verde, un jardín de acceso al centro de investigación que, a la vez, se cede al disfrute del vecindario. Los caminos de acercamiento a la edificación quedan abiertos a los viandantes, permitiendo la conexión entre las vías que circundan el complejo, Nørre Allé y Blegdamsvej.


Fotografías de Adam Mørk

La importancia dada a la bicicleta como principal medio de transporte queda patente en las 2350 plazas de establecimiento dispuestas en sótano y en superficie. El carril de llegada se monumentaliza, levantándolo del suelo como una pasarela aérea que circula entre las edificaciones y las copas de los árboles.


Fotografía de Adam Mørk

La pasarela, de carácter sinuoso y zigzagueante, presenta unos 300 metros de recorrido. El ciclista y el caminante que asciende por la senda adquieren unas visuales y unas perspectivas inusuales de la ciudad y el campus, convirtiendo el paseo en una experiencia nueva.


Fotografías de Nikolaj Rentzmann

El volumen de la torre parte de una forma triangular, con esquinas redondeadas, que parece moldearse, estructurándose en plantas que se desplazan ligeramente y se desalinean entre sí.


Fotografía de Adam Mørk


Fotografía de Nikolaj Rentzmann

El revestimiento continuo de vidrio se protege del sol mediante una trama de contraventanas o parasoles verticales, realizados en chapa de cobre marrón oscuro que se adecua a los tonos pardos de los ladrillos cara vista de las edificaciones tradicionales próximas. Con el paso del tiempo, el cobre tornará a un color verdoso.


Fotografía de Adam Mørk

Gran parte de las contraventanas son fijas, y para su diseño y posición se ha tenido en cuenta la reducción del efecto de fuertes vientos. Por el contrario, un tercio de estos elementos son móviles para hacerlos más eficaces frente a la radiación solar y evitar el aumento de consumo de energía para enfriar los laboratorios.

El juego y la alternancia de inclinaciones, así como su dimensión de suelo a techo, remarcando las líneas de forjado, rompen la verticalidad de la torre e introducen matices de ligereza y colorido. Su posición perpendicular a fachada y su gran dimensión dan como resultado fuertes contrastes de sombras y un enorme efecto de relieve. La movilidad de algunas de las piezas hace que la imagen exterior cambie a lo largo del día.


Fotografías de Adam Mørk

Frente a la piel protegida de la torre, el basamento destaca por su transparencia, generando espacios abiertos al jardín que rodea el complejo. El vestíbulo de acceso presenta una gran escalinata que se convierte en el ágora del campus y punto de encuentro.


Fotografías de Adam Mørk

Las distintas plantas de la torre se unen a partir de una vorágine de escaleras, rampas y pasarelas, que pretenden acortar las conexiones y propiciar la relación, el encuentro y el trabajo entre los distintos usuarios. Los elementos de comunicación se desarrollan a lo largo de un atrio en toda la altura libre de la torre, cuyo frente acristalado no presenta contraventanas. El espacio se convierte en un mirador sobre Copenhague, a la vez que exhibe impúdico el trasiego interior del personal. Dentro del ámbito de circulación, sobresale una escalera continua de caracol de carácter escultórico.


Fotografías de Adam Mørk

Para la materialidad interior se emplea hormigón, listones y paneles laminados de roble, y grandes superficies de vidrio, obteniendo espacios diáfanos y luminosos.


Fotografías de Adam Mørk

C. F. Møller Architects consiguen con la torre Maersk no sólo los laboratorios más eficientes energéticamente de Dinamarca, sino que obtienen una edificación donde el usuario trabaja inmerso en un espacio lleno de oportunidades y experiencias vivenciales.


Fotografía de Adam Mørk

Fotografías de Adam Mørk, Dragør Luftfoto y Nikolaj Rentzmann

C. F. Møller Architects

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.