TECNOLOGÍA Y MATERIALES

Fachada biosensible

Esta propuesta de fachada bio-reactiva es una gran avance en el campo de las tecnologías limpias y renovables. Los resultados en cuanto a ahorro energético y reducción de emisiones de CO2 son muy destacables y a tener en cuenta a la hora de soluciones futuras para la ciudad y el día a día. Es un sistema ampliamente flexible y que se puede integrar estética y funcionalmente en las construcciones. Veremos en unos años cuál es su resultado final.

Fachada biosensibleFachada bio-reactiva. BIQ House en Hamburgo

Share This

  • linkedin
  • google+

Esta propuesta de fachada bio-reactiva es una gran avance en el campo de las tecnologías limpias y renovables. Los resultados en cuanto a ahorro energético y reducción de emisiones de CO2 son muy destacables y a tener en cuenta a la hora de soluciones futuras para la ciudad y el día a día. Es un sistema ampliamente flexible y que se puede integrar estética y funcionalmente en las construcciones. Veremos en unos años cuál es su resultado final.


La fachada bio-reactiva es capaz de generar energía renovable a partir de biomasa de algas y del calor solar térmico. Este sistema innovador apto para la colocación tanto en edificios de nueva planta como existentes y se ha desarrollado junto al Strategic Science Consult of Germany (SSC)Colt International y Arup.







El concepto es que el calor generado por el sistema de la fachada junto a otros sistemas sostenibles de obtención de calor se transporte a un centro de gestión de energía del edificio. El calor de los fotobiorreactores (PBR) se puede utilizar para el agua caliente o calefacción del edificio.  



El cultivo de las microalgas en los paneles planos PBR no requiere uso de tierra adicional y no le influyen las condiciones meteorológicas. Y el carbono que necesita para la alimentación de las algas se puede tomar de cualquier caldera cercana al edificio. Con lo que se reducen las emisiones de CO2 a la atmosfera.



Las microalgas absorben la luz del día, por lo que los biorreactores pueden utilizarse como mecanismos de protección solar. Ya que cuando la presencia de luz natural es más alta las algas crecen más proporcionando un sombreamiento adicional.



El prototipo de esta fachada se instaló en la BIQ House en Hamburgo en el año 2013 donde se emprearon 129 biorreactores de dimensiones 70 x 250 cm instalados en las fachadas con más asoleamiento sur-oeste y sur-este.







La fachada es capaz de producir 1/3 de la demanda de calor con un mantenimiento mínimo produciendo una temperatura de 40 grados y siendo capaz de funcionar durante todo el año.



El funcionamiento de los biorreactores se produce mediante la introducción de gas en burbujas que genera un flujo que estimula la reproducción y crecimiento de las algas. Del mismo modo se introduce una mezcla de agua, aire y pequeños limpiadores de plástico que mantiene limpias las superficies del panel.







La fachada biosensible tiene como objetivo crear vinculaciones con los distintos sistemas de construcción, distribución de energía y de calor, sistemas de agua y diversos procesos de combustión.



 




 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.