GRANDES MAESTROS

Budapest moderno: la arquitectura de József Fischer

Algunos de los mejores ejemplos de la impronta moderna que se puede apreciar en determinados barrios de Budapest, son obra del arquitecto József Fischer, uno de los principales difusores del Estilo Internacional en Hungría.

Budapest moderno: la arquitectura de József FischerBudapest moderno: la arquitectura de József Fischer

Share This

  • linkedin
  • google+

Algunos de los mejores ejemplos de la impronta moderna que se puede apreciar en determinados barrios de Budapest, son obra del arquitecto József Fischer, uno de los principales difusores del Estilo Internacional en Hungría.

La obra de József Fischer (1901-1995) está indisolublemente unida a la de su esposa Eszter Pécsi (1898-1975), una de las primeras ingenieras tituladas en Hungría, y que realizó el cálculo estructural de muchos de los edificios diseñados por su marido, como la villa Járitz.

Fischer aglutina en sus primeros proyectos la influencia del cubismo, las referencias a la pintura de Lajos Kassák (1887-1967) y la arquitectura de Le Corbusier o Gropius. Fue un miembro activo del grupo húngaro de los CIAM, con el que colaboró en las viviendas sociales (1935) para el Instituto Nacional de la Seguridad Social (OTI), en la antigua plaza Köztársaság de Budapest. En ellas, la alineación de la manzana sólo se sigue en la planta baja, mientras los bloques se disponen perpendiculares para garantizar las mejores condiciones de soleamiento y ventilación en todas las viviendas.

Junto a otro de los pioneros del Estilo Internacional en Hungría, Farkas Molnár (1897-1945), desarrolló el edificio para el personal del antiguo hospital de Pestújhely (1936), al norte de Budapest. Se trata del primer edificio público diseñado en ese país siguiendo los postulados de la arquitectura moderna.

De la obra desarrollada por József Fischer destaca, especialmente, la arquitectura residencial. Siguiendo el ejemplo de la Weissenhof de Stuttgart, en 1931 se desarrolló toda la calle Napraforgó, en el distrito de Pasarét (Buda), a partir de la colaboración de numerosos arquitectos que edificaron 22 viviendas, entre ellas la número 20, diseñada por Fischer con reminiscencias a la Cité Frugès de Le Corbusier.


Fotografía de Krisztián Bódis

La depuración formal, la manipulación volumétrica y la composición de fachadas a partir del juego de vanos y ventanas alargadas, se muestra patente en los edificios residenciales levantados en el número 4 de la calle Csatárka (1932, demolido), en el número 26 de la calle Rácz Aladár (1931-1932), o en el número 23 de la calle Pusztaszeri (1932), todos en Budapest.

En el número 88 de la calle Szépvölgyi, en el exclusivo barrio de Rózsadomb (Buda), levantó en 1933 la villa Hoffman. Gracias a su aire de modernidad y a la imagen generada, próxima al Estilo Internacional, la casa tuvo una gran repercusión.

Destaca el volumen curvado de la escalera, diferenciado claramente al exterior, que se levanta del suelo, apenas apoyado en un par de pilares. Afortunadamente, el proceso de restauración iniciado hace algunos años ha permitido recuperar esta obra singular.


Fotografía de Gábor Szabó

En los volúmenes sencillos, maclados y fragmentados, desarrollados a lo largo de la década de 1930, empiezan a aparecer elementos curvados, esquinas redondeadas y formas alabeadas. La rotundidad volumétrica de propuestas como las villas pareadas de la calle Palánta (1935), da paso a piezas más complejas, como la casa del número 10 de la calle Bajza (1936).

Reinterpretando, de una manera muy libre y personal, la arquitectura de Le Corbusier, llegó a propuestas tan ricas espacial y volumétricamente como la villa Járitz (1941-1942), en el número 14 de la calle Baba, también en el barrio de Rózsadomb.

El retranqueo del cuerpo inferior remarca la alineación de pilotis, que pautan la formalización del cerramiento exterior de la terraza de manera similar al vano del salón. Esta terraza se convierte en una habitación exterior de la vivienda, cuyo frente continúa y unifica la imagen de la casa.


Fotografía de Gábor Szabó

Centrado en la política, la obra posterior de József Fischer se reduce drásticamente, teniendo que emigrar a Estados Unidos en 1965 por problemas ideológicos, y de donde no regresaría hasta 1978.

Fotografías de Gábor Szabó y Krisztián Bódis

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.