GRANDES DESPACHOS

Arquitectura esencial: la obra de Bruno Erpicum en Ibiza

Con numerosos proyectos de viviendas unifamiliares en Ibiza, el arquitecto belga Bruno Erpicum capta la esencia de la isla, su paisaje y su luz, en una serie de edificaciones de marcado carácter minimalista.

Arquitectura esencial: la obra de Bruno Erpicum en IbizaArquitectura esencial: la obra de Bruno Erpicum en Ibiza

Share This

  • linkedin
  • google+

Con numerosos proyectos de viviendas unifamiliares en Ibiza, el arquitecto belga Bruno Erpicum capta la esencia de la isla, su paisaje y su luz, en una serie de edificaciones de marcado carácter minimalista.

La larga trayectoria de Bruno Erpicum, con treinta años de experiencia y como fundador del estudio AABE Atelier d’Architecture Bruno Erpicum & Partners, le ha permitido desarrollar un gran número de propuestas de viviendas unifamiliares ubicadas en Ibiza, desde finales de los años noventa.

La topografía, la arquitectura tradicional y el paisaje de la isla condiciona una arquitectura que se adapta al terreno, se desarrolla en distintos niveles, con espacios que se extienden gracias a patios y generosas terrazas, donde se priman las grandes superficies acristaladas que permiten la entra de luz natural y la visión directa de la naturaleza circundante.

Con una estética minimalista de formas ortogonales y superficies limpias, el color dominante es el blanco, reminiscencia de la arquitectura mediterránea, encalada y expuesta al sol. En ocasiones, los muros blancos se acompañan de fábricas de piedra y revestimientos pétreos, o bien, se recurre a chapas de acero o paneles de madera para conformar las piezas de servicios y equipamiento, como en la casa Labacaho (2000).

Algunos elementos se emplean de manera recurrente en muchas de sus viviendas, por ejemplo, escaleras exteriores que continúan en el interior, la delimitación de patios entendidos como habitaciones exteriores sin techo, o la colocación de vanos a nivel de suelo para aquellas estancias con peor orientación o vistas indeseadas, como sucede en la casa Can Nueve (2003).

Ubicada en una fuerte pendiente, la casa AIBS (2003) se asienta sólidamente en el terreno gracias a muros de mampostería, mientras el volumen de la piscina vuela dando la sensación de nadar en el cielo. La casa se abre completamente hacia las vistas gracias a las terrazas y los miradores. La planta baja, completamente acristalada, encierra las áreas de servicio en muros equipados y paquetes funcionales exentos.

La casa Ixos (2004) se acomoda a la pendiente del terreno mediante la creación de terrazas y bancales, donde se disponen la piscina y un huerto con naranjos, posibilitando que todas las estancias puedan tener su propio espacio exterior de expansión.

En el caso de la casa Ibicaelum (2004), el interior se enriquece gracias a la creación de patios y a la desmaterialización de los cerramientos, completamente acristalados, que esponjan el espacio y generan entradas de luz y conexiones visuales inesperadas.

La casa Durban 1 (2006), se levanta sobre una plataforma delimitada con muros de mampostería, ligándola a las construcciones locales ibicencas. El carácter rústico de este elemento se repite en el solado interior, contrastando con las superficies tersas de paredes y techos. El acristalamiento, de mínima carpintería, conecta al habitante con el medio donde se inserta la vivienda.

En la casa Infinity (2006), se le da la espalda al resto de edificaciones vecinas, para abrir la casa a las vistas y el sol. Los elementos de comunicación vertical se muestran como una rasgadura del volumen, y ese mismo efecto se lleva a la dramática entrada cenital de luz, remarcando, como las ventanas horizontales, la direccionalidad de la vivienda.

Si en todos sus proyectos, las vistas son una obsesión, Bruno Erpicum lleva esta búsqueda al extremo en la casa Can Mana (2006). Los muros blancos, que definían los volúmenes en sus propuestas anteriores, desaparecen a favor de paños de vidrio que permiten la visión completa en los 360 grados. Por encima de las copas de los árboles, sus habitantes se encuentran en el mar y el cielo.

Fotografías de Jean-Luc Laloux

AABE Atelier d’Architecture Bruno Erpicum & Partners

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.